lunes, 18 de junio de 2012

La Vida sin Medios de Comunicación

¿Podrían los jóvenes vivir sin medios de comunicación?

Primero fueron los diarios, luego la radio, vino después la televisión y nos llegó el internet, que trajo consigo los portales noticiosos y las redes sociales. Todos son medios a través de los cuales las corporaciones se comunican y la gente obtiene entretenimiento e información.

Gracias a estos medios nos informamos sobre lo que sucede, conocemos lo que hacen los gobernantes (o lo que dejan de hacer); accedemos de manera inmediata a lo que está pasando en cualquier sitio del planeta; cotejamos una información entre múltiples fuentes; nos movilizamos por una causa justa y defendemos los derechos sociales y políticos de alguien que se encuentra muy lejos. Ni empresas ni individuos podemos prescindir de estos medios.

¿Qué pasaría si de repente desaparecieran TODOS los medios de comunicación masiva? ¿Podrían los jóvenes vivir desconectados del resto del mundo?

susan moellerEn noviembre del año pasado la doctora Susan Moeller, catedrática de Medios y Asuntos Públicos de la Universidad de Maryland, realizó una investigación global en colaboración con la Academia de Salzburgo Para Medios de Comunicación y Cambio Global, denominada “El Mundo Desconectado”.

El estudio consistió en pedir a grupos de estudiantes de diversos países del mundo que vivieran 24 horas sin medios de comunicación electrónicos -teléfonos móviles, televisión, computadoras, radios-, y que luego contaran su experiencia. El desarrollo de la investigación provocó interés en medios de todo el mundo como la BBC, CNN, The New York Times, y otros.
Globalmente, una clara mayoría admitió haber fracasado en sus esfuerzos de pasar un día completo desconectada, a otros les significó descubrir su soledad y un segmento más pudo volver a disfrutar de “los placeres simples de la vida”.
mexico highlightsEn México, muy pocos estudiantes experimentaron desesperación aunque perdieron su ”vida social” en el Facebook, Twitter y mensajería instantánea. Muy pronto descubrieron que sin los medios electrónicos no sabían qué hacer con sus vidas y muchos no resistieron las 24 horas, conectándose después de las primeras dos horas.

El tiempo que vivieron sin teléfono, computadora, televisión y Ipods les pareció una eternidad; se aburrieron y definitivamente no resistieron. Aunque hubo realmente poco entusiasmo por desconectarse, los participantes sí reconocieron que no hay que depender totalmente de los medios de comunicación instantánea.

Pero la desconexión de los medios tradicionalmente empleados por los jóvenes arrojó “descubrimientos” para los periodistas que dieron seguimiento al estudio.:
  1. La definición de “noticia” ha cambiado. Ya no sólo son los acontecimientos en el mundo de la política, los negocios o las relaciones internacionales, sino TAMBIÉN lo son los comentarios diarios de los amigos.
  2. Rara vez buscan noticias en los sitios de noticias tradicionales; más bien absorben, casi inconscientemente, las noticias que se les ofrecen en la barra lateral de sus cuentas de correo electrónico, o que aparecen en los muros de sus amigos en Facebook, o que les llegan a través de Twitter.
  3. Reciben las noticias en dosis de 140 caracteres.  Es decir, las obtienen en forma de capítulos. Y si uno o dos capítulos se pierden en el camino, no se toman la molestia de regresar a buscarlos. Consideran que los encabezados de los diarios, que tienen de facto la misma longitud de un mensaje de texto, proporcionan más que suficiente información sobre todos los acontecimientos. Group of smiling friends standing against white background
  4. Para los estudiantes, “noticia” sólo significa “algo que acaba de pasar”, y quieren conocerla independientemente de que tenga relevancia mundial o de que sea de interés exclusivamente personal. De esta forma los medios de difusión de “noticias” sobre los amigos y familiares (las redes sociales) pueden servir de caballos de Troya para difundir también las noticias locales, nacionales e internacionales.
  5. Sin embargo, no es que no les interesen las noticias. El flujo de información es tan continuo y en tal cantidad, que hay mucha más información de la que el individuo puede asimilar y procesar, además de que, revela el estudio, hoy en día los intereses de los estudiantes son mucho más variados que los de sus predecesores.
Y toda esta información ¿Para qué sirve si sabemos que ni los jóvenes ni los adultos podríamos prescindir de los medios de comunicación?

Desde el punto de vista del comunicador de empresas o de agencias de relaciones públicas, es útil saber que hay canales de comunicación que son consultados continuamente por un importante segmento de población al cual se le pueden enviar mensajes, ya sea mercadotecnicos o noticiosos, que tiendan a atraer su interés hacia productos, servicios o eventos de las empresas y a través de los cuales puede darse una retroalimentación instantánea que indique la efectividad del mensaje o la necesidad de modificar una estrategia de comunicación.

Los jóvenes, está comprobado, tienen capacidad de modificar tendencias, establecer agendas, generar modas o crear controversia, entre otras cosas que eventualmente pueden fortalecer o deteriorar una imagen empresarial o contribuir a un mayor o menor consumo de productos, según los intereses de cada empresa. Y todo, con sólo 14'0 caracteres.

4 comentarios:

  1. Estimado Mario:
    Me dejas con la duda acerca de quiénes son esas personas que denominas "jóvenes". Como hablas de estudiantes supongo que te refieres a muchachitos de entre 15 y 25, que seguramente son el segmento más intensivamente usuario de las redes sociales.
    Mi experiencia como profesor con alumnos universitarios confirma lo que dices. De hecho, varios de ellos se han referido a sus relaciones con estos medios como "dependencia" o "adicción". Incluso, en ocasiones en que los he obligado a desprenderse de sus celulares y laptops durante clase, antes de una hora son muy evidentes en algunos los signos de ansiedad.
    Creo que el problema que planteas tiene ramificaciones que pueden llegar a ser espeluznantes. Por una parte, es una generación que parece disociada de la realidad "real", que quién sabe qué va a hacer a la hora de los trancazos de la vida adulta. Pero además, el alejamiento como consumidores de información no es sólo de las noticias, sino también -y más aún- de la literatura, el pensamiento y la cultura.
    Casi nada de lo verdaderamente importante de la vida cabe en 140 caracteres.
    Muy interesantes tus aportaciones, como siempre. Y además es un gustazo leer cosas bien escritas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario (y el cebollazo) Cada comentario, bueno o malo, me motiva a continuar.

    Saludos desde Los Cabos

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar