lunes, 11 de marzo de 2019

PREGUNTAS PARA LAS RESPUESTAS

Henry Kissinger


«Espero que tengan las preguntas adecuadas para mis respuestas.», dijo alguna vez Henry Kissinger, Secretario de Estado de los Estados Unidos al iniciar una conferencia de prensa (Citado en Vichique De Gasperín, Miguel Ángel. La gestión institucional de crisis: Estrategia clave en el siglo XXI. Editorial UOC, 2016).

Era evidente que Kissinger tenía claro lo que iba a decir, independientemente de lo que preguntaran los medios de comunicación. Eso también lo sabe el actual presidente de México y lo hace patente cuando al responder alguna pregunta de los reporteros lo hace “con risita socarrona y tonadita
La "risita socarrona"
inconfundible”, como expresa Diego Fernández de Ceballos en su columna de este lunes en Milenio Diario.

Quienes parece no han escuchado esa frase son la mayoría de los reporteros asistentes a las “mañaneras”, quienes por lo general parecen quedar conformes con lo que dice el presidente, pero no plantean preguntas para las respuestas. El tema no es menor dado que se trata de dar respuesta puntual a temas de interés nacional.

Algunos ejemplos tomados al azahar de las conferencias de prensa de los días jueves 7 y viernes 8 de marzo (editadas con fines de brevedad):

Pregunta 1: “(…) quisiera que nos diera un adelanto de cómo le ha ido en estos primeros 100 días, pero en términos beisboleros. Si nos han metido jonrón, si con puro hit la hemos librado o si es que acaso el gobierno tiene pura moña…”

Respuesta: “(…) estamos arriba, más juegos ganados que perdidos, tenemos el primer lugar en porcentaje de bateo, estamos arriba de 300, con buen resultado en pícheres abridores y en cerradores... Tenemos dos que están tirando arriba de 100 millas, rectas cortadas.”

Repregunta: ¿Nos podría dar nombres para saber qué jugadores son buenos?

Respuesta:Son muy buenos los dos y son mujeres… el equipo va muy bien, tenemos nueve elementos y tenemos buena banca, buen picheo de relevo, buen manager…”

¿Cuál era la pregunta para la respuesta? Evidentemente el presidente no quiso comprometerse. Creo que la contra pregunta tendría que haber forzado algún nombre: “Presidente: ¿Se refiere a Olga Sánchez y a Rocío Nahle?

Pregunta 2: Sobre la Guardia Nacional: “¿Cuál es el camino que sigue y qué consideraría usted que se debe considerar en las leyes secundarias para el perfil del titular, qué características debería reunir?” Sobre la impugnación del nieto de Emiliano Zapata: “¿el gobierno federal ya fue notificado de esto y, en todo caso también, cómo siguen los otros amparos?

Respuesta: “Acerca de este recurso no tenemos todavía información, es un trámite que se va a seguir. Ya expresé que vamos a desahogar todos los procesos legales, no podemos violar un amparo, tenemos que esperar a que el Poder Judicial resuelva en definitiva sobre este asunto. Vamos a ser respetuosos de la legalidad.” Sobre la otra pregunta: ya se podría publicar la reforma, porque ya se cumple con el requisito, ya fue aprobada por las dos cámaras federales, por el Congreso de la Unión y por la mitad más una de las legislaturas localespero hemos decidido esperar a que se apruebe en la mayoría de las legislaturas locales, si es posible en todas, porque se requiere legalidad y legitimidad suficiente, aunque nos lleve unos días más…”

¿Cuál era la pregunta para la respuesta? Fiel a su estilo, el presidente contesta generalidades. Dada su “preocupación” por la legalidad la repregunta sería: “Señor presidente ya que menciona el respeto a la legalidad ¿Por qué no se actuó conforme a la Constitución y al Código Penal en el caso de quienes bloquearon las vías del ferrocarril en Michoacán? (Con el riesgo de ser calificado como Fifí o conservador)

Pregunta 3: "Mi pregunta es si el gobierno federal vetaría alguna ley que aprobara el Congreso de la Unión que eliminara el derecho a las mujeres a decidir."

Respuesta: “Yo creo que no debemos de abrir esos debates. Vamos a serenar el país… Primero logremos limpiar de corrupción al régimen, que es lo que más ha dañado; y una vez logrado eso, vamos viendo entre todos otros asuntos. Hay muchos temas importantes, pero vamos a priorizar y en este caso yo pienso que lo más importante es limpiar de corrupción al gobierno.”

¿Cuál era la pregunta para la respuesta? Es obvio que el presidente no quiso entrar en la polémica y no lo haría a pesar de la insistencia. En este caso el presidente abrió su ventana favorita: la corrupción. La contra pregunta hubiera sido: “¿El caso de limpiar la corrupción incluye el nepotismo y el conflicto de interés como en el caso, por ejemplo del Secretario de Comunicaciones y Transportes y de la Secretaria del Trabajo?

Pregunta 4: En el tema de las calificadoras “¿Usted estaría pensando en reducir el número de calificadoras que trabajen con su gobierno?”

Respuesta: "Nosotros estamos abiertos a escrutinio internacional, en lo político, en lo económico… siempre vamos a ser respetuosos de la opinión de las calificadoras. Creo que sería recomendable, respetuosamente, fraternamente, que en sus evaluaciones incluyan el nivel de corrupción de los gobiernos del mundo, porque esa es una variable que lo distorsiona todo.”

¿Cuál era la pregunta para la respuesta? Es evidente que el presidente desconoce el papel de las agencias calificadoras de riesgo y repreguntar para evidenciarlo públicamente no sería “políticamente correcto”. Suponiendo que las calificadoras de riesgos revisan el tema de corrupción la contra pregunta sería: ¿cree que las mega obras de su gobierno por adjudicación directa y no por licitación serán calificadas por estas agencias internacionales como corrupción?  ¿Qué modificaciones propone su gobierno al Sistema Nacional Anticorrupción que tenemos desde hace 3 años?

En los ejercicios que se hacen durante los entrenamientos a voceros, se realizan entrevistas en las que el entrevistador asume el papel de un reportero “agresivo” formulando preguntas de tal forma que llegan a molestar al entrevistado. En la vida real eso difícilmente sucede, pero me parece que en este caso, es importante plantear las preguntas necesarias a las respuestas del presidente, por más incómodas que resulten y aunque quien la formula sea etiquetado con algún calificativo, como generalmente lo hace el presidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario